6 señales de que tu hígado está lleno de toxinas y haciéndote ganar peso. Detenerlo así.

El hígado es un importante órgano del cuerpo humano porque tiene la función de depurar el cuerpo de toxinas.

Con el paso del tiempo, el hígado trabaja más lento en la depuración de las toxinas y las que no son eliminadas se acumulan en forma de grasa en la zona del vientre.

El síndrome de hígado graso se produce por un exceso de más del 10 % de grasa en el hígado. Existen dos tipos de esta enfermedad, la producida por el colesterol o problemas genéticos y la producida por el abuso de bebidas alcohólicas.

La aparición de esta enfermedad suele reflejarse con síntomas externos que suelen pasarse por alto. Hoy te explicamos cuales son esos síntomas.

6 síntomas de que padeces de hígado graso

1.- Aumento de peso inexplicable: Cómo el hígado no funciona bien, entonces no elimina todas las toxinas del cuerpo.

Además no metabolizará la grasa adecuada, por lo que el cuerpo termina acumulando toxinas y grasa, lo que inevitablemente concluye en el aumento de peso aunque se sigan regímenes alimenticios o se haga mucho ejercicio.

2.- Alergias: El hígado es el órgano encargado de crear anticuerpos para atacar las células que crean las alergias. Un hígado que funciona mal no crea suficientes y eso aumenta las alergias.

3.-Fatiga Crónica: El mal funcionamiento del hígado también produce fatiga, depresión, mal humor y estallidos de ira.

4.- Sudor Excesivo: Es una reacción del sobreesfuerzo del hígado, que al sobrecalentarse transfiere el calor al resto del cuerpo para bajar su temperatura, lo que produce la sudoración.

5.- Altas cantidades de acné: En estos casos el acné no desaparece con tratamientos externos porque he producido por los problemas del hígado y entonces no mejorará hasta que se trate el órgano adecuadamente.

6.- Mal aliento: Si a pesar de tener buenos hábitos de limpieza, tienes problemas de mal aliento, seguramente se debe a problemas con el hígado y la eliminación de toxinas del cuerpo.

Si detectas estos síntomas es importante que acudas al médico para verificar si se trata de un problema grave del hígado. Pero en cualquier caso puedes hacer manos de un par de soluciones naturales para mantener o recuperar la salud del hígado.

Basta con incluir un par de alimentos saludables a tu dieta como el plátano, el jengibre o el yogurt griego y beber algunas infusiones: son recomendables las infusiones de romero, ajenjo o ruda.