El cuerpo te avisa 1 mes antes de un infarto cardíaco: ¡8 señales ocultas que todos deben conocer!

Actualmente muchas personas llevan una vida bastante mal vivida. Consumen alimentos que tienen alto contenido en grasas, azúcares y otros compuestos perjudiciales para la salud. Además no mantienen una rutina de ejercicios ni una alimentación balanceada.

Esto ocasiona una gran cantidad de enfermedades y molestias que perjudican peligrosamente la salud.

Cada vez es más frecuente encontrar personas que se ven afectados por ataques del corazón, lamentablemente siendo causantes de un gran número de muertes en todo el mundo, especialmente en aquellos lugares donde no se controla debidamente la obesidad infantil.

La cifra ha descendido relativamente desde los últimos años producto de una adecuada información acerca de los peligros de aquellos malos hábitos de vida que la originan. Las fallas del corazón pueden mostrar señales como cualquier malestar, aprender a reconocer los síntomas más importantes puede ser la clave para salver tu vida.

No ignores el aviso que da tu cuerpo cuando está por sufrir un infarto

Más de la mitad de quienes sufren infartos pueden presentar importantes señales con intensidades que varían entre cada individuo. Algunos de estos síntomas pueden confundirse, por lo que es vital acudir al médico de confianza antes de descartar cualquier diagnóstico.

Las primeras señales de un ataque del corazón son las siguientes:

Fatiga, dificultad para respirar, problemas en el sistema respiratorio. Aunque a veces no logramos asociar a un infarto, recuerda que la fátiga en exceso nunca es buena señal.

Extrema sudoración, aunque no se esté realizando ejercicio. Esto ocurre por el esfuerzo adicional que debe aplicar el corazón para bombear sangre.

Indigestión, náuseas y vómitos son producto de la opresión y la falta de circulación sanguínea adecuada.

Dolores en el pecho, se deben al trabajo que hace el corazón y generalmente ocurre por un tiempo prolongado.

Hay quienes no reconocen los síntomas o el dolor les nubla la manera de pensar las soluciones más adecuadas durante un infarto. Te aconsejamos en el peor de los casos, recostarte y mantenerte así hasta que pase el dolor de manera momentánea.

Te recomendamos que cuides tu salud y no llegues al punto de sufrir un ataque del corazón. Come una alimentación balanceada, realiza ejercicios físicos de media hora diaria y acude al médico con regularidad. Tu salud depende de ti mismo.