Emerge un pueblo que estuvo oculto bajo el agua. Mira en qué lo van a convertir..

Villa Epecuén es un pueblo ubicado en Adolfo Alsina, provincia de Buenos Aires, que se ha convertido en popular destino turístico visitado tanto por argentinos como por gente de todo el mundo, maravillados no por la belleza de su arquitectura sino porque, después de sufrir una terrible inundación y permanecer bajo el agua durante muchos años, de nuevo salió a la superficie.

ñ

Fue fundado en 1921, a la par que se inauguró el primer balneario en la laguna. A raíz de eso creció poco a poco, hasta ser hogar de casi 1,500 habitantes y convertirse en un lugar pintoresco, con más de 250 establecimientos comerciales y residencias de lujo que los antiguos pobladores aún recuerdan.

La laguna Epecuén, que dio nombre al pueblo, tiene alto nivel de salinidad; las personas flotan sin esforzarse y eso hizo crecer el interés de los visitantes. En la temporada de verano llegó a recibir alrededor de 25 mil turistas.

Había un castillo de verano que mandó construir la arquitecta francesa Ernestina Maria Leontina Allaire, y era uno de los puntos más visitados.

El 10 de noviembre de 1985 el lago creció demasiado, debido al incremento de lluvias en años anteriores y a la interrupción de las obras hidráulicas para construir un canal recolector de agua, lo cual provocó una terrible inundación y todos los habitantes tuvieron que ser evacuados.

Para 1993 Villa Epecuén aún estaba 7 metros bajo el agua; ese año se hicieron obras para contener la laguna y el agua comenzó a bajar lentamente. Hoy en día ha dejado de cubrir la mayor parte del poblado y se pueden ver los escombros así como el trazo de lo que alguna vez fueron los edificios más representativos.

La desaparición repentina del pueblo ha despertado aún mayor interés por visitarlo, y atrae a periodistas, fotógrafos, antropólogos e historiadores. Incluso han hecho comparaciones y letreros, que indican lo que había antes en los lugares que hoy son sólo escombros.

Cabe mencionar que este sitio aún en ruinas volvió a ser hogar de Pablo Novak, quien regresó a su pueblo natal en cuanto supo que había resurgido. A sus 85 años se negó a abandonarlo y decidió permanecer ahí, aunque es el único habitante.

Medios de comunicación en Argentina confirmaron que Villa Epecuén será transformado en el más grande centro turístico del mundo, en el habrá hoteles de super lujo, casas de descanso y centros comerciales con las tiendas más exclusivas. Un lugar diseñado para recibir a los hombre más ricos y poderosos del plano internacional. También se va a construir un hotel submarino, con capacidad par albergar a más de 1000 personas.