Estos son los mejores aliados para curar tu cuerpo

En los implementos naturales que tenemos en la cocina podemos conseguir miles de remedios curativos.

Para muchos de los males que nos afectan constantemente en el cuerpo humano, por ello es mejor optar por lo natural en lugar de un remedio que nos pueda causar efectos secundarios.

Según sea el caso de nuestra dolencia podremos encontrar una preparación específica para poder curar nuestro dolor o afección.

Ya que cada uno de los ingrediente que podemos conseguir (bien sea semillas, frutas, hojas o raíces) se podrá encargar de nuestro problema de la mejor manera.

En este caso nos enfocaremos solo en dos ingredientes que podrás servirte de cura para unos dolores que podemos sufrir de forma constante, por ello es importante que leas la información que te dejaremos a continuación.

Estos dos ingredientes podrán curar todos estos problemas de tu cuerpo

En este caso hablaremos de dos ingredientes en especial, el clavo de olor y la canela, ya que estos en conjunto nos pueden dar las propiedades curativas.

Que nuestro cuerpo necesita, solo debes mezclarlos y aplicarlos de diferentes maneras para cubrir las necesidades del cuerpo.

EL clavo de olor o clavo dulce sirve como analgésico, antibacterial y también tiene propiedades anestésicas.

Por su parte la canela también sirve para mejorar la circulación de la sangre y evitar las inflamaciones.

Así bien, en conjunto estos dos ingredientes pueden darte los siguientes beneficios:

  • Aliviar las náuseas: usa clavos de olor y miel.
  • Elimina los gases: toma una infusión de clavos dulces.
  • Combate mareos: Disuelve clavos de olor en un litro de agua y bebe.
  • Tratar infecciones dentales: mezcla clavos dulces con aceite de oliva y aplica sobre la zona afeitada.

Toma en cuenta esta información y pon en práctica estos sencillos remedios para aliviar estas afecciones que pueden llegar a ser recurrentes.

Evita el uso excesivo de remedios y también ahorra este dinero que pueden invertir en ellos, tan solo llevando a cabo un remedio con ingredientes que tienes en casa.

De igual forma recuerda que siempre es bueno consultar previamente con tu médico para conocer la verdadera causa de tu afección.

Comparte esta información con tus familiares.