No te acostumbres a mí, sigue sorprendiéndome” La carta para evitar la rutina que salvará tu relación

Es increíble el daño que la rutina puede hacer al amor, pues prácticamente nos quita la ilusión de estar con la persona amada y a ella también, le arrebata el gusto de estar a nuestro lado. La buena noticia es que antes de que se produzcan esos problemas, hay señales que podemos identificar y cosas que podemos hacer para que ese mal no llegue a nuestra relación.

Julia Lara, escritora del equipo de OKChicas (subió a ese portal una carta que expresa la importancia de seguir sorprendiendo a la pareja, y de que ella también lo haga con nosotros. Queremos compartirla contigo y brindarte algunos consejos, para que tu relación sea sólida, eterna y siempre llena de amor:

Enamorarse es una de las experiencias más bonitas que podemos tener. Verlo y sentir esas mariposas en el estómago, escuchar su voz y que nuestra piel se erice; esa constante felicidad con tan sólo pensarlo, el sentir que estamos en las nubes sólo porque él está en nuestra vida, es algo único que todos merecemos vivir.

Lamentablemente el enamoramiento sólo dura unos cuantos meses, y se esfuma para darle paso al amor real. Pero cuando el enamoramiento acaba también llega la costumbre, la rutina, la realidad. Esa persona perfecta de la que nos enamoramos ahora tiene defectos. Nos acostumbramos a su compañía y dejamos de disfrutar y de sorprendernos con los buenos momentos. Por eso quiero pedir un favor a mi próxima pareja: nunca te acostumbres a mí.

Debo confesar que me aterra pensar que un día, tal vez, todo lo que ahora tenemos se vuelva algo tan normal que pierdas el interés en ello. Que ya no sientas esa felicidad al verme, que ya no disfrutes mi compañía como antes, que mis abrazos y mis besos ya no te hagan sentir nada; que estés a mi lado sólo por estar, sólo por costumbre y no por amor.

Quiero estar a tu lado siempre, consentirte, hacerte reír, que me despiertes en la mañana con un beso, que me abraces al dormir. Quiero prepararte café a media tarde, para que lo disfrutes mientras lees tu libro favorito. Me encanta que me hagas el desayuno, que me acaricies cuando te miro, que me abraces por la espalda cuando vamos por la calle. Me gusta que tomes mi mano y la beses por sorpresa.

Quiero que hagamos pequeños sacrificios que nos recompensen con pasar más tiempo juntos. Me encanta desayunar contigo, aunque, a veces a cierta hora de la mañana no te da hambre. Quiero que me acompañes cuando salga con mis amigas, claro, de vez en cuando; y quiero que me lleves con tus amigos cuando salgan de fiesta.

Prometo todos los días decirte lo guapo que eres, lo mucho que me encanta tu sonrisa, tu cabello, tu mirada y tu voz. Quiero que te sigas volviendo loco cada que me veas en ropa interior, aunque ya conozcas mi cuerpo como la palma de tu mano. Quiero escuchar “buenas noches” y “buenos días” de tu boca cada día, quiero que me abraces sin motivo aparente y que me sorprendas con citas románticas sin ser un día especial.

Por favor, por lo que más quieras, ¡no te acostumbres a mí! Sigue sorprendiéndote cada vez que me veas, sigue excitándote cada vez que me toques, sigue enamorándote como la primera vez que me viste.

Que nunca pasen inadvertidos mi nuevo vestido, mi cambio de “look” o el nuevo color de mi labial. Hazme sentir única y especial cada día. Hazme reír con tus malos chistes. Dame un beso cuando me quede mirándote con ojos de amor y una sonrisa en mi rostro.

No cambies, no modifiques tu manera de ser, no dejes de ser tú, no pierdas tu esencia, pues es lo que me enamoró de ti. No dejes que esto se convierta en rutina. El día que dejes de sentirte afortunado de estar a mi lado, entonces ya nada tendrá sentido. Tampoco quiero que me pase a mí. Quiero mirarte y sentirme la persona con más suerte del mundo por tenerte a mi lado.

No permitas que algún día todo lo nuestro deje de parecerte extraordinario, único y especial. No te quedes a mi lado sólo por costumbre, sólo porque no sabes qué harás sin mí, sólo porque no quieres vivir un duelo. Nunca olvides que tú y yo tenemos una relación única e incomparable, y por favor ¡nunca te acostumbres a mí!

Recuerda que es vital que así como tú haces un esfuerzo por salir de la rutina, tu pareja también lo haga, pues el amor es de dos. No dejes de escucharlo, de aconsejarlo y de demostrarle tu amor con gestos y palabras.

Aquí algunas cosas que puedes hacer para salir de la rutina:

1.- Hagan un viaje corto

No importa que sólo sea un par de días, a un lugar cercano a donde viven, lo importante es que estén solos y se disfruten sin estar pensando en los pendientes de la casa y el trabajo.

2.- Escríbele una carta

El amor nos hace sentir muchas cosas y no siempre tenemos oportunidad de decirlas. Escribir una carta es un arte que nunca pasa de moda, y a tu pareja le encantará saber lo que piensas sobre ella y la relación. No necesita ser una ocasión especial para tener detalles.

3.- Despiértalo de forma diferente

No tiene que ser algo relacionado con la intimidad, simplemente algo de música, un desayuno especial, lo que sea que convierta ese día ordinario en uno increíble.

4.- Envíale una sorpresa a donde quiera que esté

Desde unas flores hasta algo de comer, tu pareja estará encantada de saber que piensas en ella todo el tiempo.

5.- Salgan sin el otro con su familia o sus amigos

Es importante que cada uno mantenga su esencia, y tener tiempo a solas es una de las claves para lograrlo, permítanse extrañarse.

6.- Díganse varias veces al día lo que más les gusta del otro y que se aman

No dejen de recordarse lo especiales que son, lo que más les gusta del otro. No sólo alimentan su autoestima sino que se harán sentir amados, queridos, deseados y valorados.

7.- Siempre hagan tiempo para ustedes

No dejen que el día termine sin hablar de ustedes, de cómo se sienten. Cuiden la conexión que hay entre los dos y así no habrá malentendidos ni acciones en automático.

Con amor y esfuerzo se puede evitar la rutina y disfrutar un amor único. Todos podemos lograrlo.

Regálanos un Me Gusta!!

Si te gustan nuestras publicaciones, Dale Me Gusta…!